Nota sobre la vegetación y la fauna de nuestros espacios naturales

 

A pesar de la degradación y el retroceso del auténtico bosque mediterráneo a nivel general, en Quesada todavía podemos disfrutar de la virginidad de muchos de sus espacios naturales. Así entre las formaciones propias del bosque mediterráneo que podemos observar en la sierra quesadeña encontramos la encina, llamada en Quesada "carrasca", propia sobre todo de la zona del Chorro, Fique, Béjar, y en las proximidades del Puerto de Tíscar. Otra de las masas forestales es el pinatar, donde hallamos tres especies fundamentales: pino carrasco, pino negro y pino laricio. Entre los 600 y los 850 metros predomina el pino carrasco que ha sido introducido a la vegetación autóctona mediterránea. Está acompañado de especies residuales de antiguo bosque mediterráneo como el lentisco, el madroño, la madreselva, espárragos, tomillo, romero....

 

Oscilando los 850 y 1200 metros, aparece el pino negro o resinero que ha sustituido a gran parte del bosque mediterráneo original de la sierra con quejigos, encinas y arces. Aparecen junto a ellos la cornicabra, el acebo, madroño, espinos... y algunos endemismos como la Violeta de Cazorla. Por encima de los 1200 metros encontramos el pino laricio, autóctono de estas sierras, suele estar acompañado por piornos y además por un sotobosque formado por enebros, hiedras y sabinas que a estas alturas se hace rastrero; siendo " el Pino de las Tres Cruces" entre el Pico Cabañas y el nacimiento del Guadalquivir, un ejemplar de gran envergadura.

 

 
La fauna de la sierra de Quesada, al igual que en todo el Parque, es muy amplia y variada, a pesar de la degradación producida por la acción del hombre que ha provocado la desaparición de algunas especies. Mención especial merecen las aves que habitan, anidan y vuelan por el Parque ya que éste fue declarado zona ZEPA (zona de especial protección para las aves) por la Unión Europea en 1988. Entre las aves rapaces encontramos el águila real, el azor, búho real, lechuza, gavilán, el milano real o el águila calzada. Otras rapaces presentes en el Parque y que destacan por su nidificación en las grandes paredes calcáreas son, el alimoche, el halcón común y el buitre leonado. Por su parte los mamíferos suponen un número importante en los rincones de la sierra de Quesada.

 

 

Destaca la presencia de especies de caza mayor como son el ciervo, la cabra montés y el jabalí que son autóctonas y el gamo y el muflón como especies introducidas.

     

 

 

Los mamíferos carnívoros y/o depredadores también están presentes en esta zona destacando el zorro, la garduña, el tejón, el gato montés y la jineta. Igualmente podemos encontrarnos con ardillas (común y negra), conejos, liebres el lirón careto, el ratón de campo y gran varidad de murciélagos.

 

 

 En los bosques de pinares destaca la presencia de anfibios como el sapo partero o reptiles tales como la víbora o un tipo de lagarto con patas diminutas llamado eslizon. En los ríos que nacen o transcurren por el término municipal de Quesada, la fauna más característica se limita a diferentes especies de peces, destacando la trucha común la trucha arco iris y en menor medida barbos, así como ranas y galápagos. Cabe mencionar también la presencia de diferentes especies de patos, como el ánade real en el río Guadiana Menor.

 

En conclusión, esta variedad de ambientes naturales hace que vecinos y foráneos hagan sus delicias y se deleiten en un paisaje salvaje lleno de contrastes, luz y color.