Zonas de Interés de la sierra de Quesada

(Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas)


1 – Tíscar y Cueva del Agua.

2 – Puerto de Tíscar y Los Picones.

3 – Cerrá Extremera y la Bujea.

4 – Cerrá Villena y Béjar.

5 – Cortados del Chorro.

6 – Collado Zamora y Puerto Lorente.

7 – Nacimiento del Guadalquivir.

8 – Valle de los Tejos Milenarios.

9 – Puerto Llano y Pico Cabañas.

10 – Loma de Cagasebo y Torcal Llano.

11- Cerrá y Nacimiento del Artesón.

12 – El Agreal (Rayal, Navilla Alta o Guante y Pico Villalta o Loco).

 

Nota sobre la vegetación y la fauna de nuestros espacios naturales

 

A pesar de la degradación y el retroceso del auténtico bosque mediterráneo a nivel general, en Quesada todavía podemos disfrutar de la virginidad de muchos de sus espacios naturales. Así entre las formaciones propias del bosque mediterráneo que podemos observar en la sierra quesadeña encontramos la encina, llamada en Quesada "carrasca", propia sobre todo de la zona del Chorro, Fique, Béjar, y en las proximidades del Puerto de Tíscar. Otra de las masas forestales es el pinatar, donde hallamos tres especies fundamentales: pino carrasco, pino negro y pino laricio. Entre los 600 y los 850 metros predomina el pino carrasco que ha sido introducido a la vegetación autóctona mediterránea. Está acompañado de especies residuales de antiguo bosque mediterráneo como el lentisco, el madroño, la madreselva, espárragos, tomillo, romero....

 

Oscilando los 850 y 1200 metros, aparece el pino negro o resinero que ha sustituido a gran parte del bosque mediterráneo original de la sierra con quejigos, encinas y arces. Aparecen junto a ellos la cornicabra, el acebo, madroño, espinos... y algunos endemismos como la Violeta de Cazorla. Por encima de los 1200 metros encontramos el pino laricio, autóctono de estas sierras, suele estar acompañado por piornos y además por un sotobosque formado por enebros, hiedras y sabinas que a estas alturas se hace rastrero; siendo " el Pino de las Tres Cruces" entre el Pico Cabañas y el nacimiento del Guadalquivir, un ejemplar de gran envergadura.

 

 
La fauna de la sierra de Quesada, al igual que en todo el Parque, es muy amplia y variada, a pesar de la degradación producida por la acción del hombre que ha provocado la desaparición de algunas especies. Mención especial merecen las aves que habitan, anidan y vuelan por el Parque ya que éste fue declarado zona ZEPA (zona de especial protección para las aves) por la Unión Europea en 1988. Entre las aves rapaces encontramos el águila real, el azor, búho real, lechuza, gavilán, el milano real o el águila calzada. Otras rapaces presentes en el Parque y que destacan por su nidificación en las grandes paredes calcáreas son, el alimoche, el halcón común y el buitre leonado. Por su parte los mamíferos suponen un número importante en los rincones de la sierra de Quesada.

 

Leer más:Vegetación y Fauna

La Bujea, Cerrá Extremera y Béjar


La sierra de Quesada nos ofrece además parajes naturales prácticamente desconocidos y de una gran riqueza biológica: La Bujea, al pie de la loma del Rayal, donde predomina el boj (Buxus sempervirens) junto a las tres variedades de pino existentes en el parque. Desde este lugar tendremos una panorámica excelente del extenso olivar quesadeño. La Cerrada de Extremera también nos sobrecogerá con sus impresionantes paredes donde el río que lleva su nombre ha excavado la roca para formar bellas cascadas y cuevas. Bordeando la parte baja de la Bujea encontramos Béjar y la Cerrá Villena, uno de los rincones naturales más vírgenes de todo el Parque. Se trata de una zona formada por densos bosques de pino carrasco y encina, donde nace el río Béjar y confluye con el río Extremera para dar lugar al río Quesada.

 

 

Leer más:La Bujea

Dehesa del Guadiana Menor


La Dehesa del Guadiana Menor es una amplia zona casi desértica, situada al sur del término municipal de Quesada, ocupando la cuarta parte del mismo. La única vegetación existente son pinares, fruto de la repoblación llevada a cabo en la Peña Cambrón (1.991 m) con el fin de frenar la desertización. En esta zona se encuentran las aldeas de Collejares y Cortijuelo, que gracias al desarrollo de los cultivos alternativos han frenado el retroceso que la población venía sufriendo desde la última mitad de siglo.

 

Cordillera de los Agrios




          


Así se le conoce al conjunto de cumbres que tiene Quesada como telón de fondo y que es compuesta por el Rayal (1834 m.), Navilla Alta o Guante (1.931 m.) y Villalta o Picón del Loco (1.834 m.). La afilada silueta de sus cumbres es un emblema y con el que se siente identificado todo quesadeño. Rafael Zabaleta lo dejó más que patente en los innumerables oleos en los que los reflejó e incluso el mismísimo Antonio Machado en una de tantas visitas a nuestra sierra fantaseó al compararla con un águila gigantesca. Hoy día su ascensión se ha convertido en reclamo para los amantes del montañismo.

 

Leer más:Los Agrios

Página 1 de 2