Nacimiento del Guadalquivir y la Cañada de las Fuentes


El nacimiento del Río Guadalquivir se encuentra dentro del término municipal de Quesada, dentro del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Concretamente en un espectacular paisaje denominado Cañada de las Fuentes, a altitud de 1.350 metros sobre el nivel del mar. Bajo las rocas y en especial en meses de estiaje podemos contemplar el auténtico Guadalquivir.

Pequeña surgencia que durante los meses de invierno y en especial con la entrada de la primavera y el deshielo se vuelve caudalosa.

 

 

Sobre las Verticales paredes que caen al nacimiento se observa una placa donde quedó gravada la poesía de los Hermanos Álvarez Quintero:

 

¡Detente aquí, viajero! En estas peñas

nace el que es y será rey de los ríos,

entre pinos gigantes y bravíos,

que arrullan su nacer y ásperas breñas.


El reflejo otro tiempo las enseñas,

las armas, los corceles y atavíos

de razas imperiosas, cuyos bríos

postráronse en sus márgenes risueñas

ensancha entre olivos y trigales,

y al mar corre a rendirle sus cristales.


Mas coma lleva sal de Andalucía,

sus aguas vuelve a las del mar iguales,

para llegar más lejos todavía...


Y así van sus caudales,

triunfantes en el seno de las olas,

a las playas de América españolas. "


 


Pocos metros más arriba encontramos La Cañada de las Fuentes. Lugar ideal para relajarnos en un ambiente armonioso y lleno de paz. Junto a los restos de la antigua casa forestal encontramos unas mesas y bancos de piedra, una fuente y un pilar rodeados de verdes terrazas donde siempre nos puede sorprender la presencia de algún ciervo o águila imperial que merodea por la zona. Aquí encontramos los primeros arroyos que nutren al Guadalquivir, como el Arroyo de la Cañada de las Fuentes, los Teatinos o la Luz.

 

QUESADA, CRISOL DE PAISAJES

 

Gran parte del término municipal de Quesada forma parte del Parque Natural más extenso de España, las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Pero además esta población se encuentra inmersa en otras dos regiones paisajísticas de gran importancia natural como la campiña y la dehesa del Guadiana Menor. La diversidad de los espacios naturales hace de Quesada un auténtico crisol de paisajes, que van desde los frondosos bosques de sus sierras hasta los áridos escenarios de las dehesas.

 

Como se ha comentado al principio gran parte del término municipal de Quesada forma parte del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, pero además de estas zonas de montaña existen otras dos regiones de especial importancia natural  que son la campiña y la dehesa del Guadiana Menor.

Un primer enclave para visitar es el nacimiento del Guadalquivir, una vez pasado el control de las Siete Fuentes, es el lugar conocido como El Chorro. Un balcon extraordinario del Parque, donde anida una de las colonias más importantes de buitre leonado, y en el que podemos contemplar desde la campiña jienense hasta Sierra Mágina.

 

 

El Río Grande de Andalucía tiene su cuna en el suroeste del Parque Natural, más concretamente en el lugar conocido como Cañada de las Fuentes, o Aguas Frías, en el Monte Poyo de Santo Domingo, dentro del término municipal de Quesada. En este entorno podemos apreciar algunos prados, ente los claros del pinatar laricio que predomina a estas alturas, a unos 1.350 metro y encontramos también el Valle de los Tejos, una de las formaciones vegetales más emblemáticas del Parque, con un total de dieciséis tejos, entre los que se encuentra una de las reliquias vegetales de Europa, el Tejo Milenario de unos tres mil años de antiguedad y cuyo tronco supera los nueve metros de diámetro.

 

Una de las elevaciones más importantes del Parque con 2.028 metros es el Pico Cabañas, desde él las vistas son impresionantes, llegandose a ver Sierra Nevada e incluso los días claros de enero puede divisarse el mar Mediterráneo. En sus proximidades se conserva un macizo cásrtico, conocido popularmente como el Torcal del Torcallano, de gran profundidad y del que hasta mediados del siglo XX se extraía hielo para comercializarlo.

 

La sierra de Quesada nos ofrece además parajes naturales prácticamente descnocidos y de una gran riqueza biológica: La Bujea, al pie de la loma del Rayal, donde predomina el boj (especialidad de bosque bajo) junto al pino negroy el pino carrasco. Desde este lugar tendremos una panorámica excelente del extenso olivar quesadeño. La Cerrada de Extremera, un impresionante lugar donde el río que lleva su nombre forma bellas cascadas y cuevas. Y bordeando la parte baja de la Bujea encontramos Béjar, uno de los rincones naturales más vírgenes de todo el Parque. Se trata de una zona formada por densos bosques de pino carrasco y encinares, en el que nace el río Béjar, que confluirá con el Extremera dando lugar al río Quesada.

 

Leer más:Naturaleza