CASTILLO DE TISCAR

 

Declarado Bien de Interés Cultural conforme al decreto de 22 de abril de 1949. Se trata de un recinto de reducidas dimensiones con una pequeña torre del homenaje situada en su extremo oriental. Se construyó en tapial basto con partes de mampostería regular, apoyándose los paños de muralla sobre la misma roca para cerrar los pasos libres entre ella. En el centro se alza un gran roquedal, llamado Peña Negra, que posiblemente tuvo función de alcazarejo del castillo.    

                         

 

  Se atribuye la estructura a época andalusí, aunque los estudiosos consideran que la torre data de la primera mitad del Siglo XIV, es decir, muy poco después de la conquista castellana. En época musulmana hay un gran número de referencias a esta fortaleza, de autores como Al-Razi o Al-Idrisi, que destacaban su inexpugnabilidad. Durante casi un siglo fue avanzadilla del Reino Nazarí en el Adelantamiento de Cazorla, y de él partieron las incursiones sobre Quesada. En 1319, es conquistado por el Infante Pedro de Castillo y de Molina, hijo de Sancho IV el Bravo y hermano de Fernando IV el Emplazado y en 1335, el rey Alfonso XI concede el castillo, junto con una renta, al concejo de Úbeda.  

 


Hoy día en la plaza del Santuario observamos un escudo de armas representado por dos cuartelas en la que aparece un castillo y un lucero rodeados por una orla de diez cabezas de moros. Este escudo representa la toma de Tíscar, surgiendo la leyenda de Pedro diez y el castillo de Tíscar.

 

            

Cuenta la leyenda que esta fortaleza presumía de ser inexpugnable, francamente muy difícil de conquistar. Los soldados cristianos pese a los insistentes ataques no conseguían hacerse con la fortaleza. Tras varios días de lucha y habiéndose derramado mucha sangre, los cristianos estaban dispuestos a retirarse. Pero esa misma noche uno de los escuderos llamado Pedro Hidalgo se sentía inquieto y aprovechando la luna llena decidió escalar la Peña Negra donde en su cumbre existía una torre custodiada por diez moros. Esta era la pieza fundamental para disuadir los ataques del enemigo. Con la espada en la boca, Pedro empezó a escalar la vertical peña. Una vez arriba, exhausto y con las manos sangrantes por el esfuerzo, encontró a los diez moros. Se encontraban todos dormidos y aprovechando la ocasión los degolló a los diez. Terminada la matanza se echó a dormir. Al amanecer, moros y cristianos sabían que el control de aquella fortaleza había cambiado. Pedro empezó a lanzar desde lo alto de la Peña Negra las cabezas cortadas de los centinelas, desconcertando al resto de moros y aprovechando los cristianos la distracción para penetrar hacía el interior de las murallas, hacerse con la plaza y expulsar a los más de 5.ooo musulmanes que la guardaban. Tras la toma mando levantar el Castillo que hoy día vemos en el mismo lugar donde se encontraban los diez moros y al escudero Pedro Hidalgo se le apodó por su Azaña como Pedro Diez.

 

 

 

  

 

 

CINCO TESTAS DE MOROS UN PAR DE VECES

   SON TROFEO AL ESCUDO DE LAS DIESES,

   Y UN LUCERO TAMBIÉN EN OTRA PARTE 

   QUE SU LUZ AL MISMO FIEL REPARTE.

  

• Acceso:


Desde la localidad de Quesada cogemos la carretera A- 6206 dirección Tíscar-Pozo Alcón. Recorridos 14 Kilómetros nos desviamos hacía el Santuario de Tíscar, donde estacionaremos nuestro vehículo. Detrás de la plaza del Santuario parte una empinada calle que conduce hasta la base de la montaña donde se sitúa el castillo. Remontada la calle localizamos un depósito de agua, el cual lo bordearemos para localizar la puerta de acceso a la escalinata metálica que nos conduce hacia el interior del Castillo.